Una mujer sentía molestias en el ojo y su marido se lo revisó, quedándose impactado con lo que encontró

Seguro que nunca habías visto este problema tan de cerca

Seguro que en algún momento de tu vida has sido infectado por piojos, o conoces a alguien que lo haya sido, porque son uno de los parásitos humanos más comunes y nadie está libre de ser contagiado. Aunque hay muchos tipos de piojos, el más común entre las personas es el pediculosis capitis, o sea, el piojo de la cabeza, que en contra de lo que se cree, no sólo anida en el cuero cabelludo, sino que puede extenderse a otras zonas donde también encuentre pelo.

Y eso será algo que nunca olvidará esta mujer, ni tampoco su marido. Un día ella sintió molestias al pestañear, y su marido conectó el zoom del móvil para poder ver qué era lo que las causaba… sin imaginarse lo que iba a encontrar:

Impresionante, ¿verdad? Los piojos habían anidado en sus pestañas, un lugar bastante más difícil de sanear que el pelo de la cabeza, y donde los bichitos campaban a sus anchas poniendo huevos, que eclosionarían a los 6-10 días siguientes, repitiendo el proceso si no se ponía un remedio.

Fuente: THELADBIBLE.COM

Comparte este vídeo si te parece que da bastante grima.

Deja un comentario