¿Tienes alergia o un simple resfriado? Diferenciarlos puede ser más fácil de lo que crees…

A veces, los síntomas pueden ser engañosos

El verano es época de salir al exterior: los días son largos, el tiempo es buenísimo, y las playas son siempre un destino atrayente del que poder disfrutar.

Pero entonces, en un caluroso día veraniego, te levantas con la cabeza embotada, la nariz tapada y una sensación áspera en la garganta. Estás para el arrastre y todos tus planes han quedado en nada, haciéndote quedar en casa mirando por la ventana y pensando en lo que bien que lo pasan los demás.

¿Pero es realmente un resfriado lo que tienes, o puede ser alergia estacional? En los meses de invierno no tenemos problema en reconocer un enfriamiento y tenemos remedios muy eficaces para tratarlo, pero en verano parece más complicado usar esos mismos remedios, por ejemplo el de meterte en la cama con una tonelada de mantas.

¿Pero realmente necesitas reposo, o es el momento de considerar algún medicamento para la alergia? ¿Cómo se diferencia un resfriado de una alergia, cuando los síntomas son tan similares?

¿Tengo un resfriado, o alergia estacional?

embeddedIMG_isitasummercoldorallergies_850px_1-600x600

Las alergias y los resfriados pueden ser muy similares a primera vista, cuando implican estornudos, lagrimeo y picor en los ojos. Pero dado que las alergias son una reacción del cuerpo ante un elemento externo, y los resfriados son producto de un virus, en realidad son muy diferentes y necesitan tratamientos diferentes.

Y diferenciarlos puede ser menos complicado de lo que crees:

1. Ten en cuenta con la frecuencia con la que toses

1

La tos es generalmente un signo de resfriado, aunque algunas alergias irritan la garganta y pueden hacer toser también; por eso, si tu tos es persistente, lo más seguro es que se trate de una infección del tracto respiratorio superior, o sera un resfriado.

2. Observa tus pañuelos

2

Un poco asqueroso, ya lo sé, pero el estado de tus mocos es un gran indicador de lo que pasa en tu cuerpo. Las alergias aumentan la producción de moco y te hacen sorber, pero éste será transparente e incoloro; si el moco es espeso y colorido, entonces se trata de un resfriado.

3. Tómate la temperatura

3

Las alergias pueden hacerte sentir como un trapo viejo, pero nunca dan fiebre; incluso para un resfriado es raro tenerla, pero es más común, aunque si la temperatura es alta podría tratarse de una infección y no un simple catarro.

4. Vuelve sobre tus pasos

4

Los resfriados se transmiten entre personas en espacios cerrados; piensa dónde has estado en los últimos días, y si ese ha sido el caso, entonces es probable que sea un virus el responsable de tu estado. Sin embargo, si has estado en espacios abiertos en contacto con la naturaleza, debes pensar que acaso sufras alergia.

5. Presta atención a tus ojos

5

Los resfriados rara vez afectan a los ojos, pero en las alergias es algo común; si los tienes rojos, te lagrimean o te pican, es probable que tengas un episodio alérgico.

6. Verifica los índices de polen

6

El polen es una de las principales causas de alergia, y existen varios métodos de saber cuál es su índice en su localidad. Si sientes que tienes síntomas en los días en que está más alto, es que tienes riesgo de padecer alergia.

7. Tienes dolor y molestias musculares

7

Si moquea tu nariz y el cansancio va acompañado de dolor o molestias musculares, casi seguro estás ante un resfriado; las alergias hinchan la nariz y la garganta, pero no producen los dolores que acompañan a un virus.

8. Fíjate en cuánto tiempo llevas enfermo

8

La duración de los síntomas puede ser muy reveladora: un resfriado dura entre 3 y 14 días, así que después de dos semanas deberías estar totalmente recuperado pues el virus ha quedado eliminado; sin embargo, la alergia durará todo el tiempo en que estés en contacto con lo que la provoca.

¿Y cómo puedo curar un resfriado de verano?

1. Adapta los remedios del invierno al cambio de estación

9

En invierno nos tapamos con una manta y tomamos bebidas calientes, pero en verano eso no es muy apetecible; aunque sí que puedes tomar té helado con miel y limón, te refrescará e hidratará, además de aliviarte la garganta.

2. Mantén tus manos limpias

10

En verano solemos pasar mucho tiempo al aire libre, así que recogemos una gran cantidad de gérmenes. Aunque lavarse las manos es aconsejable en cualquier época, en verano todavía más, y lo mejor es que mojarse las muñecas además te dará un bonus de frescor.

3. Mantente hidratado

11

Mantenerse hidratado es lo mejor para recuperarse de un resfriado, y además en verano es doblemente importante para luchar contra el calor.

4. Pasa tiempo al aire libre

12

Aunque pueda parecer que el remedio es quedarse en casa, lo cierto es que hay es donde los virus prolifican más, así que sal de paseo e intenta tomar aire puro.

5. Aprovecha los remedios de temporada

13

El verano es tiempo de todo tipo de frutas frescas, que no sólo están deliciosas sino que además darán a tu organismo vitaminas que reforzarán tus sistema inmunológico y acabarán pronto con los virus.

Fuente: LITTLETHINGS.COM

Si el post te ha parecido interesante compártelo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *