Los 10 enemigos más aterradores de Dark Souls

Estos oponentes te producirán pesadillas

A pesar de que hace poco más de un mes que salió la tercera parte de la saga, lo cierto es que hay bastantes rumores de que Dark Souls ha llegado a su final con esta última entrega. Este vídeojuego ha batido records de venta y de jugabilidad, y es que al parecer huir de hordas de esqueletos y zombis desmembrados o enfrentarte a ellos con todas tus armas hace las delicias de más de uno o de dos.

Sea o no cierto el final de sus entregas, vamos a hacer un homenaje a los enemigos más implacables y terroríficos con los que los jugadores se han tenido que enfrentar en sus muchas horas de juego, y que han hecho que en muchas ocasiones hayan tirado sus mandos y salir huyendo de la habitación totalmente aterrorizados:

1. Caballo de hielo

1

Las Afueras Glaciales de Dark Souls 2 contienen un enemigo implacable, un caballo hecho de hielo  que expulsa humo negro a través de sus orificios y que puede aturdir a tu héroe.

2. Ornstein el matadragones y Smough el verdugo

dragon

Encontrarás a estos dos personajes en la primera entrega de Dark Souls, cuando llegues a la Catedral de Anor Londo; el primero porta una lanza poderosa, y el segundo un martillo que su fuerza bruta hace letal. Tiene fama de ser los jefes más poderosos y difíciles del juego.

3. Pontífice Sulyvahn

pontifice

A este jefe podrás encontrarlo en Dark Souls 3, y aunque parece un antiguo guerrero medieval rodeado de un halo de brillante luz blanca, tendrás que tener mucho cuidado con sus dos grandes espadas capaces de atravesarte por la mitad.

4. Huecos rotos

muertos

Estos enemigos aparecen en Dark Souls 2, y son unos no muertos momificados que atacan en grupo y a toda velocidad; elige entre enfrentarlos o sortearlos, aunque tendrás que ser muy hábil y rápido.

5. Aberración no muerta

Undead_Aberration

Otro de los enemigos de Dark Souls 2, un no muerto avanzado y deforme; son monstruos poderosos, no muy rápidos pero increíblemente fuertes.

6. Dragón boquiabierto

boquiabierto

Este dragón aparece en la primera entrega de Dark Souls, y su apetito es tan voraz que su cavidad torácica se ha convertido en una enorme boca con dientes afilados; lanza una baba que derrite nuestras armas, con lo que cuidado con ponerte a su alcance.

7. Horda de prisioneros

prisionero

Este enemigo pertenece a la considerada la precuela de la saga, Demon’s Souls, y aunque en un principio parece un enorme grupo de cadáveres, en realidad es una bola gigante en la que los humanos están atrapados y se retuercen de horror y dolor. Su misión: aplastar y atrapar a todo el que se encuentre.

8. High Lord Wolmir

highlord-wolnir-dark-souls-3-700x350

Este jefe aparece en Dark Souls 3, y es un enorme esqueleto impregnado de una oscuridad mortal, que comanda un ejército también de esqueletos.

9. Los cuatro Reyes

reyes

Este jefe que aparece en la primera parte de la saga tiene el poder de regenerarse, así que tendrás que matarlo 4 veces para poder conseguir sus objetos (cuidado, si tardas demasiado en vencerlo, puede regenerarse más veces).

10. Mimic

Deep-Down-mimic

Este enemigo ha tomado por sorpresa a más de un jugador; presenta en todas las entregas de Dark Souls, el Mimic toma la apariencia de un cofre del tesoro, pero al abrirlo presenta unos enormes dientes que devoran al personaje en menos que canta un rayo

Fuente: GAMERANT.COM

Si te ha gustado este post, no dudes en compartirlo en tus redes sociales favoritas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *