Las peores fotos que hacen de tu boda un día inolvidable

Menudas imágenes para el recuerdo

Qué duda cabe que el día de la boda de uno es uno de los inolvidables de la vida de toda persona, sobre todo porque a partir de la invención de la fotografía son muchos los momentos que se inmortalizan durante esas horas para que nunca se borren de tu memoria. Pero ¡ah!, a veces el progreso tiene su lado malo, y en este caso es que, si por casualidad una de esas fotos ha captado una de las situaciones más engorrosas de tu existencia, también se hará inolvidable, por mucho que lo desees.

He aquí unos buenos ejemplos de ello:

1. Falta de decoro

1

Hombre, ya se sabe que el vestido de la novia es el secreto mejor guardado de toda boda, y que toda mujer quiere estar espléndida ese día y ser el centro de atención, pero no olvides que a esas celebraciones acuden muchos primos pequeños, o abuelos ya mayores, que no están preparados para tanto espectáculo digamos… carnal.

2. Previo al desastre

2

Fíjate que aquí uno piensa que los novios ya están bastante moviditos y no precisamente con su imagen más elegante, pero si te fijas en el invitado de la izquierda y su vaso de cerveza, te darás cuenta de que lo peor está por llegar.

3. Servida en bandeja

3

Seguramente una foto así sea muy graciosa el día de tu boda, pero cuando pasados los años tu mujer esté harta de lavar, limpiar, hacer la compra y cuidar a los niños, seguramente sea el desencadenante de una bronca sobre la manera machista en que la trataste ya desde el primer día.

4. ¡Ups, querida!

4

Muy bonita y entrañable esa tradición de partir la tarta y darla a probar a tu cónyugue mientras él o ella lo hace contigo, pero… si ya te la tiran a la cara, es un poco exagerado.

5. Una vista previa

5

Creedme, ciertas visiones siempre son mejores compartirlas en privado, sobre todo si pronto vais a ser marido y mujer; los invitados no tienen por qué estar tan enterados de lo que vendrá después, aunque se lo imaginen.

6. Una acción previa

6

Cuidado con quién invitas a hacerte fotos en los momentos previos a la ceremonia, porque una inocente foto con tus damas de honor puede convertirse en todo un espectáculo X gracias a tus queridas mascotas.

7. Atentos a los escenarios

always-check-the-frame

Una foto con tu recién estrenado marido o esposa en un precioso jardín puede ser ideal, pero si se te cuela un invitado con incontinencia que se desahoga detrás de un arbusto justo a vuestras espaldas… pues oye, lo estropea bastante.

8. Renovando tradiciones

8

Está claro que los tiempos cambios, y que las fotos nupciales deben ir siempre de acuerdo con los gustos de los novios, pero tanta modernidad quizá no guste tanto a los padres de los respectivos, que oye, quieras que no pueden ser un poco más tradicionales.

9. Pero hija mía…

9

Sin muchos comentarios, la cara de este padre que acompaña al altar a su hija con ese ¿traje? lo dice todo.

10. Málditos tangas…

an-itch-you-can-scratch

Todo el mundo va divino en una boda, y qué decir de las damas de honor en especial; aunque, eso sí, sus modelitos no suelen ser nada cómodos, y después de muchas horas con ellos puestos… oye, puede entrarte picazón, ¿o no? Sólo que no te pille el fotógrafo.

11. Seguridad ante todo

11

Por muy espectacular que quieras que sea tu foto, siempre recuerda una cosa: no seas demasiado audaz o temerario porque puede ser que el espectáculo acabes siendo tú… incluso teniendo que ir a visitarte al hospital.

12. ¡Usa un pañuelo, hombre!

12

La imagen de tu marido limpiándose los mocos en la cola de tu traje nupcial, ese vestido con el que siempre soñaste, que tanto te costó encontrar y que casi acaba con la economía familiar, sera una imagen bien difícil de olvidar.

Fuente: VIRALITYREVOLT.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *