Un hombre quería ser enterrado con el amor de su vida, y así acabó…

Por suerte, ese algo no era su mujer, o la cosa habría sido peliaguda

1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *