Cuando un entrenador es algo más que un sargento con chándal…

Esto es estar al 100 por cien con tus alumnos

Supongo que esta situación se habrá dado un montón de veces sin que nadie se haya hecho eco de ello, pero acostumbrados a ver a esos entrenadores de fútbol o de baloncesto cada semana en la tele, que hacen poco más que gritar dando órdenes, es gratificante ver otra cara de estos grandes preparadores:

Sin duda la gimnasta se hubiera hecho bastante daño si no hubiese estado ahí su entrenador, que con su actuación la salvó de como mínimo una buena lesión. ¡Bravo por él!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *